“Las controversias nunca se cierran, se gestionan”

Eugenio Tironi presentó en la UDD el libro “Controversias. Fundamentos, desarrollos, críticas”, una reflexión sobre las formas de diálogo utilizadas por su consultora para resolver conflictos entre organizaciones y comunidades.

La economía ya no lo explica todo, las pasiones desbordan los intereses, no es posible hacer planes cuyos costos los pagan otros y la ciencia perdió credibilidad: hay estudios para todas las posturas y con la misma cantidad de publicaciones ISI”.

Con la descripción de un posmoderno panorama, el destacado sociólogo Eugenio Tironi presentó en la UDD su último libro, “Controversias. Fundamentos, desarrollos, críticas”. Luego mantuvo una interesante conversación con Alberto López-Hermida, Director del Magíster en Comunicación Estratégica, Marketing y Negocios y profesor de Periodismo UDD, y respondió algunas preguntas de los más de 40 asistentes.

El libro desarrolla el concepto de Gestión de Controversias como un dispositivo para encauzar disputas que transgreden la frontera de lo técnico. La controversia genera incertidumbre, una mezcla de cuestiones técnicas y sociales, conflicto entre actores que no se pueden ignorar, y envuelve a expertos y profanos, pero provee una necesidad de componer un compromiso.

Para ello en Tironi se aplica el “Foro Híbrido”, un espacio horizontal de diálogo y aprendizaje entre los actores involucrados, es decir, empresas, comunidades y autoridades, quienes disponen de distintos saberes y experiencias en torno a una controversia que los concierne.

“En la práctica uno puede discrepar con la postura de la empresa como puede discrepar con la postura de la comunidad. Pero hay que estar abiertos a llegar a acuerdos que no son los planeados. Los acuerdos se pueden revertir a partir de nueva evidencia, por ejemplo; por eso más importante que los resultados es la relación porque las controversias nunca se cierran, se gestionan”, explicó Tironi.

-En este “Foro Híbrido”, ¿dónde están los medios de comunicación?

 -Están. Y le damos mucho valor a que participen y den a conocer lo que va ocurriendo en el “Foro Híbrido”, porque esta cuestión requiere máxima transparencia y garantía de que no hay fraude. Además los medios son claves para lograr participación. En Calama teníamos una lista muy larga de proyectos y mediante los medios las distintas comunidades se movilizaron por los proyectos que los involucraban.

-Las mineras, por ejemplo, tienden a minimizar la autoridad local. ¿Cuál e el rol del alcalde de una comunidad pequeña?

-Efectivamente hay un riesgo muy alto de que la autoridad local sea dejada de lado y el entendimiento sea entre la comunidad y la empresa, algo muy asimétrico y con gran riesgo de clientelismo. Es perverso, porque es la privatización de una función del estado. Por eso es indispensable la participación de los municipios y nosotros en Pelambres hicimos justamente eso: rompimos la relación bipartita y la hicimos tripartita.

-Actualmente Chile vive una crisis de confianza en las instituciones y organizaciones. ¿Cómo se logra la confianza de las comunidades?

-La confianza es un bien a construir. ¿Quiénes son los viudos de la confianza? Somos las elites. Ha aumentado el escepticismo hacia nuestra conducta, hacia nuestra herencia. Sin embargo, yo puedo ver la desconfianza como un empoderamiento que nos da más confianza en nosotros mismos y menos en nuestros dirigentes

Compartir