En primera persona: la aventura de Oliber en Silicon Valley

El proyecto creado por las alumnas Camila Vivallo, María Ignacia Calaf y Bárbara López, y tutoreado por Pía Benoit, Coordinadora Docente de Publicidad UDD, llegó a las semifinales del IBMC y estuvo en boca de todos.

¿Quien hubiera pensado que un año atrás estábamos empezando a gestar este proyecto en el programa dLab de la Universidad del Desarrollo y que nos iba a permitir ayudar a tantas personas? Esta experiencia comenzó seis meses después, cuando ganamos la categoría plata en Jump Chile 2016 y nos pegamos un salto al IBMC en Silicon Valley, una competencia internacional donde competiríamos con las mejores universidades del mundo. No lo podíamos creer, y ahora pensamos que nunca dimensionamos lo increíble que sería esta experiencia para nosotras y para Oliber.

Después de un arduo trabajo, comenzaron las preparaciones para el viaje, largas horas preparando el pitch, el storytelling y la presentación, en donde cada día cambiaba todo una vez más. Al mismo tiempo, nuestro modelo de negocios iba evolucionando. Después de muchas asesorías con mentores, reuniones con stakeholders y pivoteos, logramos mejorarlo y así construir un pitch que nos permitiría mostrar nuestro emprendimiento a cabalidad. Fueron muchas las asesorías de Jump, couching de puesta en escena y comunicación no verbal con profesionales, que nos permitieron dar a conocer a Oliber y el potencial que tiene para ayudar a tantas personas en el mundo.

Llegamos a San Francisco un día miércoles, expectantes de todo lo que nos esperaba en el Museo Histórico de Computadores, donde sería la competencia. Seguíamos practicando y practicando y al día siguiente, empezaría todo.

El jueves se inició la competencia, La mitad del día tuvimos distintas mentorías que nos ayudaron a insertarnos en el mundo de Sillicon Valley y apoyarnos en el desarrollo de nuestra startup, dándonos herramientas para poder llevar a cabo nuestro emprendimiento. Fue una experiencia muy enriquecedora, donde pudimos aprender muchísimo de los expertos que dictaban los talleres y también de las charlas que dieron Marguerite Gong, fundadora y directora ejecutiva del Museo Histórico del Computador y Ash Maurya, creador del Lean Canvas.

Seguido de esto, comenzaron las mentorías de nuestro pitch. Los nervios iban y venían, esperando a ver la reacción de Hazel, mentora Jamaicana de la Northearn Caribbean University, al escuchar nuestro pitch. Fue realmente increíble ver sus expresiones durante la presentación, ya que le encantó el proyecto y todo el trabajo que estábamos haciendo. Esto fue muy reconfortante y nos dio muy buen feedback y pequeñas mejoras que debíamos hacer.

El viernes comenzó la competencia, en donde habían cuatro grupos de diez proyectos cada uno, de los cuales pasarían sólo 20 a la semifinal. Oliber fue uno de los seleccionados y luego de dar el pitch fuimos felicitadas y mucha gente se acercó a nosotras para conocer más de cerca el producto. Incluso Seath Beal, SVP, Incubation & Strategic Partnership for Walmart US eCommerce, solicitó que le contáramos personalmente sobre nuestro proyecto, sin haber participado anteriormente de ningún pitch. Sin duda, Oliber estaba en boca de todos.

Para la ronda final, quedaron cuatro proyectos para exponer públicamente su pitch:

  • 1er lugar: Instapath (Tulane University), un sistema de toma de biopsia que asegura la calidad de la lectura de esta y disminuye el tiempo del procedimiento.
  • 2do lugar: Rubi (Brigham Young University), un cinturón de actividad fetal que puede alertar a la mamá si el feto está en riesgo.
  • 3er lugar: ABAL Therapeutics (Univerisity of Iowa), un software terapéutico para niños con autismo, disminuyendo los costos de la terapia ABA hasta un 75%.
  • 4to lugar: Natsima (Northern Caribbean University), un tratamiento natural para el asma, sinusitis y problemas bronquiales, que contiene productos naturales y pretende ser más efectivo que los que actualmente hay en el mercado.

Estamos seguras de que estos proyectos van a ayudar a mejorar el mundo y nos sentimos muy satisfechas de haber competido con proyectos de tan alto nivel, recibiendo una mención honrosa quedando en los top 10.

No podemos dejar de sentirnos orgullosas sabiendo que participaron 5.953 equipos de 495 universidades y 27 países.

Equipo Oliber

Compartir