Semana I: Paulo Águila se metió en el prejuiciado mundo de los tatuajes

Los estudiantes que realizaron el desafío “Tattoo: Lo que llevo por dentro se ve por fuera”, llegaron a interesantes conclusiones en el taller del profesor de Publicidad UDD.

Paulo águila lideró ni más ni menos que 5 desafíos durante la Semana I de la Universidad del Desarrollo. Repartido entre todos, incluyendo uno de sobre la comida callejera, el profesor de Publicidad UDD llamó particularmente la atención por su desafío “Tattoo: Lo que llevo por dentro se ve por fuera”.

“Culturalmente el tatuaje ha sido estigmatizado o elogiado, pero nunca ignorado, pues es sin duda una forma de expresión”, advirtió. Por eso este desafío exploró lo qué entendemos como sociedad por este fenómeno, sus influencias en la comunicación, en el arte, en lo social, cultural, religioso o si bien es simplemente una forma de homenajear y/o homenajearse.

Junto al profesor Paulo Águila, los alumnos fueron en busca de los tatuajes de los santiaguinos, tanto de los tatuadores como los tatuados en diferentes tiendas de Santiago, incluyendo algunas en comunas alejadas como San Bernardo.

Uno de ellos, Mario Balmaceda, luego de la observación en terreno, contó su experiencia. “Preguntamos el por qué y nos hemos dado cuenta que no la gente no se tatúa para ser diferentes ni mostrarle al mundo nada, les gusta y es su cuerpo.  En el fondo, lo que llevo por dentro lo muestro por fuera. Habla de quién soy”.

Sarah Labbé, otra de las alumnas participantes, dice que fue “una buena experiencia”, mientras que Bernardita Montes, asegura que “los tatuajes no tienen nada de malo. Se trata de algo personal”.

Según el profesor Paulo Águila, quien aprovechó de sumar un nuevo tatuaje a su cuerpo, concluye que “la gente que piensa que por tener tatuajes son pandilleros, pero un tatuaje no te hace ni mejor ni peor. Es un momento de valentía de hacer algo que queda para toda la vida”.

Compartir