Las relaciones humanas fueron protagonistas de FuckUp de Publicidad UDD

En el Edificio de Innovación, los publicistas Pelayo Achondo y Eduardo Novión, además Mauricio Russo, dueño de Casa & Ideas, revelaron sus mayores fracasos y hablaron de las lecciones que les dejaron.

Desde una deuda de 4 millones de pesos hasta otra de 800 millones de dólares. Esos números fueron parte de los fracasos de los expositores de FuckUp, instancia organizada por Publicidad UDD, donde Pelayo Achondo, Eduardo Novión y Mauricio Russo, explicaron las lecciones que sacaron de estos errores. Lecciones que tienen que ver más con las relaciones humanas que con el dinero.

Comenzó Pelayo Achondo, publicista e ingeniero comercial de la UDD, quien hace unos años recibió el Premio al Espíritu Emprendedor, por sus innovadores proyectos: Yito’s, comida sana; y Wots, una máquina extractora de agua purificada que permite contabilizar cuantas botellas se salvan por reutilizarla.

Justamente Wots, instalado en la misma UDD, no tuvo los resultados que esperaba, y entre que empezó con Yito’s y cometió algunos errores, decidió traspasárselo a otro emprendedor.

“Me quedé con Yito’s, pero aprovecho de contarles que lo cierro este jueves. Tengo mucha clientela pero quiero probar en la calle y espero en un futuro próximo poder abrirlo en la calle. Con todos lo ‘cagazos’ ya aprendí que no hay que apurarlo, así que puede ser en un año más”.

Luego vino el turno de Eduardo Novión, destacado director creativo y profesor de Publicidad UDD, quien está cerca de cumplir un sueño que tiene desde niño: llevar a la pantalla grande la historia de Leftraru, verdadero nombre de Lautaro, el estratega mapuche que venció a Pedro de Valdivia.

Su fracaso no estuvo en la gestión. De hecho, la presentó en Hollywood, consiguió al guionista de “300” y en Chile, algunos recursos para costearlo y no perder el control de la película. Su problema pasó por presentar el proyecto en términos puramente económicos y no acercarse primero con el proyecto al pueblo mapuche.

“De tanto ir a pedir plata a los con plata se me olvidó ir donde los mapuche. Me enfrenté a ellos demasiado tarde, estaban medios choreados. Entonces decidí entender su lengua y hacer las presentaciones. Volví a aprobar el proyecto con ellos porque entendí que no es una película, es un proyecto país que entregara recaudación a un pueblo maltratado por 500 años”, dijo.

El encargado de cerrar FuckUp fue nada menos que Mauricio Russo, emprendedor que sin título y ayudando a su padre en un negocio de telas llegó a fundar Casa & Ideas. A pesar de que hace unos años quedó endeudado con 800 mil dólares, su fracaso estuvo primero en las  relaciones humanas.

Cuando estaba en lo más alto de la rueda, con nuevos inversores que hicieron crecer desmesuradamente el negocio llegando a 5 países, no se atrevió a repartir sus acciones en partes iguales con su socia, Claudia Venegas, diseñadora que le enseñó el valor del diseño, con quien emprendió Casa & Ideas y quien terminó yéndose.

“Después de quedar endeudado entendí que me había equivocado, que mi socia era importante en la empresa, así que me fui a disculpar. Me dejó llorando, pero volvió y empezamos a levantar el negocio, que no es otra cosa que democratizar el diseño. Hoy tenemos nuevos socios, un Fondo de Emiratos Árabes y hemos pagado gran parte de la deuda”, dijo emocionado.

Compartir