Nuevo Centro de Escritura UDD: el lugar para mejorar trabajos académicos y proyectos de título

Los profesores Ana Castillo y Nicolás Leyton son los impulsores de este innovador programa destinado a los alumnos de las carreras de la Facultad de Comunicaciones UDD.

2017-04-03-PHOTO-00000084

La gestación del nuevo Centro de Escritura de la Facultad de Comunicaciones, está ligada directamente a una problemática que Ana Castillo y Nicolás Leyton, profesores del Taller de Creación Escrita en el PCI, han vivido en sus cátedras: cómo hacer que los alumnos mejoren su desempeño escritural y la frustración de no poder hacerse cargo del problema más allá de sus clases.

“Empezamos a investigar y nos dimos cuenta de que el camino que se está tomando hoy, en día en el tema de la enseñanza de la escritura académica, contempla medidas que involucran el aprendizaje vinculado a las prácticas discursivas de cada carrera, es decir, a no solamente incluir un curso en los primeros años, sino que ir acompañando a los alumnos en un aprendizaje que sigue evolucionando en el tiempo”, explican los profesores.

De esta manera fue que el Centro de Escritura se concibió como una instancia de tutorías personalizadas, fuera del aula. En otras palabras, no hay clases, sino apoyo en el manejo de ciertas herramientas básicas para escribir, como la gramática y la ortografía, entre otras.

La idea es trabajar con los alumnos en evaluaciones y actividades que les hayan pedido otros profesores para sus ramos. Los alumnos pueden ir con esos trabajos al Centro de Escritura y buscar con sus tutores una manera de llegar a buen puerto”, agregan.

-¿De qué manera los alumnos pueden acceder al Centro de Escritura y qué tienen que poner de su parte para mejorar su redacción?

-Pueden pedir una cita a través del email de los profesores  a cargo y adjuntar el texto que preparan, más las instrucciones que han recibido para ello, si es que se trata de un trabajo académico. Luego asistir a una jornada de trabajo de entre 30 a 45 minutos, donde junto al tutor revisarán su escrito y alinearán estrategias de mejora.

-Actualmente la falta de lectura y por lo tanto, el déficit en la escritura es un mal diagnosticado por todos los expertos en educación ¿cómo creen que es posible revertir este problema?

-Es un gran desafío. Pero hay que abordar el problema como parte de lo que se ha denominado “alfabetización académica”. Como dice la experta Paula Carlino, la misión de los profesores es involucrar a los alumnos en las “prácticas letradas”. Esto se puede lograr si los estudiantes aprenden a darle sentido a lo que leen y a lo que escriben. Así, es importante no ver la escritura como algo aislado, atribuible a algunas carreras, o incluso a algunos profesores (los de redacción), sino algo que compete a toda la universidad, a todos los ramos y a todos los profesores (y, por supuesto, a los alumnos).  En definitiva, el camino es escribiendo más, pero no escribiendo por escribir, sino que mejorando los textos que se les pide a los alumnos en sus propias carreras. Una gran clave está en la re-escritura, en la corrección de sus propios textos. Esto es algo que normalmente los alumnos pasan por alto y a lo que no se le pone el suficiente énfasis cuando se enseña a escribir, es decir, es aprender a leer críticamente nuestros propios textos.

Compartir