Conferencia sobre la guerra en Siria

El cientista político Guido Larson analizó la situación que atraviesa este país en un encuentro organizado por las facultades de Comunicaciones, Derecho y el Instituto de Humanidades UDD.

Seis años de conflictos bélicos internos, más de 500 mil muertos, cinco millones de refugiados y la mayor parte de sus ciudades en ruinas… Son algunos de los dramáticos indicadores de lo que hoy ocurre en Siria, país que el mundo anhela ver en paz.

Ante un auditorio lleno de alumnos, el cientista político y profesor de la Universidad del Desarrollo Guido Larson abordó el tema del conflicto sirio analizando en detalle sus causas: la división del mundo musulmán entre chiitas y sunitas; la Primavera Árabe; el cambio climático que afectó la producción agrícola de la región; las protestas en contra del gobierno de Bashar Al Assad y la represión política, que terminó por originar el año 2011 la sangrienta guerra civil que subsiste hasta hoy.

“La destrucción física de las distintas ciudades de Siria se compara a la que hubo en la Segunda Guerra Mundial”, señaló Larson, mostrando conmovedoras imágenes del antes y después de algunos lugares.

Luego, el profesor del Instituto de Humanidades de la UDD y magíster en Ciencia Política se refirió a la complejidad del conflicto, explicando quiénes son los actores involucrados. “Tenemos a 64 países participando directa o indirectamente y a más de mil organizaciones involucradas”, explicó Larson, quien también hizo alusión a la extrema violencia que se ha visto en esta guerra.

Respecto al futuro del conflicto, el expositor habló de cuatro posibles escenarios: la mantención del régimen de Al Assad apoyado por Rusia; el derribamiento del gobierno por parte de los rebeldes; la subdivisión de Siria en entidades autoadministrables y la absorción de la región por parte de una de las unidades involucradas.

El encuentro fue organizado por las facultades de Comunicaciones, Derecho y el Instituto de Humanidades y moderado por la decana de la Facultad de Comunicaciones, Carolina Mardones.

 

 

Compartir