Cómo se relacionan las comunidades con los proyectos energéticos

Fue el tema del estudio elaborado por docentes de la Facultad de Comunicaciones de la UDD presentado esta mañana.

Conocer y describir las percepciones de las comunidades sobre la relación de éstas con empresas de generación y distribución energética, fue el objetivo del estudio “Percepciones de la Comunidad sobre las Empresas del Rubro Energético”.

La investigación fue dada a conocer públicamente por sus realizadoras, Mariela Oyarzo y Ximena Martínez, en un seminario organizado por la Facultad de Comunicaciones UDD.

Entre las conclusiones del estudio destaca el interés de las comunidades por tener una mayor participación en los proyectos energéticos, básicamente manteniendo una interacción comunicativa con representantes de las empresas que sean cercanos y bien informados. “Las comunidades perciben una relación bidireccional, fuertemente asistencial por parte de las empresas”, explicó Mariela Oyarzo, quien se refirió también a las situaciones de tensión que este tipo de proyectos generan en las personas.

Ambas investigadoras dieron a conocer citas textuales obtenidas en las 59 entrevistas semiestructuradas que realizaron en las comunidades de Penco, Lirquén, Tomé, Coronel, Cochrane, Coyhaique y Aysén.

Entre otros temas, el estudio determinó la importancia para las empresas energéticas de detectar el impacto económico, medioambiental y social de los proyectos en las comunidades antes de su implementación.

También constató el surgimiento de movimientos sociales espontáneos ante este tipo de iniciativas, los que son integrados por miembros de la comunidad que se comunican por medios informales y redes sociales.

Entre las conclusiones se estableció el perfil ideal del representante de la empresa para interactuar con las comunidades: que  utilice un lenguaje claro, que conozca cabalmente el proyecto, que conozca el lugar y su historia, que no asuma compromisos que no podrá cumplir, entre otros requisitos.

“Hay que entender a la comunidad en un sentido amplio, desde el vecino hasta el país. También hay que comprender que todas las comunidades ejercen y defienden sus derechos, todas tienen acceso a la tecnología, a los políticos y a los medios de comunicación. Y se debe considerar que la comunidad puede hacer una contribución significativa al proyecto, aportando información para el diseño, mano de obra y otros servicios”, explico Oyarzo.

Para mejorar la relación empresa/comunidad es necesario que haya inclusión e información, terminó diciendo la expositora.

El estudio fue comentado posteriormente por los ejecutivos  Pablo Gazzolo, periodista y gerente de comunicaciones de Colbún y Pablo Vidal, socio de la consultora Add Value y profesor del Magíster en Comunicación Integrada UDD.

Ambos expresaron sus observaciones a la investigación y destacaron su aporte en un panel moderado por Mariana Merino, directora del Magíster en Comunicación Integrada.

“Es obligación de una empresa presentar un proyecto definido de la mejor manera posible”, dijo Gazzolo, quien también hizo notar que “nadie quiere tener una central cerca de su casa, pero éstas tienen que existir”. También resaltó la importancia del rol del Estado en la validación de estos proyectos.

Pablo Vidal se refirió al desafío operacional que surge al conocer el estudio. “No sólo hay que comunicar bien las cosas sino hacerlas bien operacionalmente. Debemos sensibilizar y entrenar primero a la gente que está dentro del proyecto para que tome las mejores decisiones”, señaló el ingeniero civil industrial y Master en Responsabilidad Social Corporativa.

Ver  Estudio Comunidades UDD

Compartir