Cintas de egreso de Cine UDD se presentan en Cine Arte Alameda

Más de 200 espectadores vieron “Anónimo” e “Instrucciones para mi funeral”, las producciones de la primera generación de egresados.

En el Cine Arte Alameda se realizaron dos funciones privadas en las que se presentaron las primeras cintas de egreso de la Escuela de Cine UDD: “Anónimo” e “Instrucciones para mi funeral”.

Ante 200 invitados, el director de Cine UDD, Marcelo Ferrari, inició la jornada: “Vamos a exponernos a dos miradas  sobre el hombre, sobre la juventud, pero sobre todo a dos películas de gran factura que fueron hechas en equipo. Dos grupos de jóvenes profesionales que, con un apoyo técnico de la escuela muy puntual, soñaron con un proyecto cinematográfico, sufrieron por él y lo concretaron. Estas películas son de ellos”, dijo, refiriéndose al trabajo de los equipos liderados por los directores Renato Pérez  (“Anónimo”) y Sebastian Radic (“Instrucciones para mi funeral”).

La primera cinta proyectada fue “Anónimo”, cinta que narra la historia de Javier Rodríguez (Mario Ossandón), un arquitecto con un pasado que lo agobia, del que se esconde y que cree expiar cuando conoce a una alegre colegiala llamada Amanda (María de los Ángeles García). Todo visto desde la perspectiva del protagonista, con una cámara naturalista que lo sigue en su errático andar, por los pequeños momentos que construyen un relato pausado y duramente humano.

Según Mario Ossandón, protagonista de “Anónimo”,  “se produce un silencio al final de la cinta, algo muy de ella, una sensación de desolación que se instala en la audiencia. Es una película sólida pero muy cruda, a la gente le pasan cosas”.

Luego vino la exhibición de “Instrucciones para mi funeral”. La cinta, dirigida por Sebastián Radic y protagonizada por Eusebio Arenas (“Drama”), Lorenza Izzo y Felipe Hurtado, narra la historia de Cristóbal, quien luego de ser expulsado de un colegio de renombre por cometer un robo, llega a una institución educacional para desadaptados y -entre tablas, pistolas y sangre- es instruido por una compañera y un compañero en un mundo de excesos físicos y psicológicos. Un filme agresivo que retrata sin concesiones una cierta juventud de clase alta con carencias afectivas.

“Es una película que muestra un mundo no antes visto, el barrio alto carretero, con excesos, más under”, explicó Juan Massad,  quien asumió Cámara, Diseño Sonoro y la Postproducción de Sonido en una cinta, según dice, “muy atractiva en términos de cámara y locaciones, que puede ser vista por cualquier tipo de persona”.

“Me gustó el formato de la película, la exageración de la realidad y también la tensión que la recorre”, dijo un estudiante a la salida. Otra joven valoró que fuese una película de estudiantes: “Tiene mucho mérito y la encontré muy buena, además me gustan los finales tristes”.

Compartir