“Veo aquí a una generación con mucho talento y pocas aprehensiones para detenerse”

Rodrigo Bazaes, director de las dos últimas temporadas de la serie “Los 80”, y profesor de los ramos Serie de TV y Dirección de Arte, habla de sus asignaturas en Cine UDD y las posibilidades de audiovisual.

bazaes

Con la experiencia de haber sido director de arte de las películas “Machuca”, “La Buena Vida” y “Violeta se fue a los cielos”, y director de las dos últimas temporadas de “Los 80”, la serie más reconocida de la historia de la televisión chilena, Rodrigo Bazaes asumió los ramos Serie de TV y Dirección de Arte en Cine UDD.

En el Taller Serie de TV, dirige el trabajo de los alumnos, quienes desarrollan un piloto de serie de TV que concluye con la producción de ese capítulo a partir del guión trabajado en el semestre anterior. Este año se trata de la serie Memotec, una historia de amor entre dos personajes androides en un futuro distópico no tan lejano y enmarcado en la realidad de Chile.

“Este espacio universitario ha sido muy interesante porque veo una generación con mucho talento y muy pocas aprehensiones para detenerse. Tienen ganas de contar sus propios proyectos, en este caso una historia de ciencia ficción, que les sirve para exponer su punto de vista”, explica Bazaes.

En el último año guía el ramo Dirección de Arte, apoyando específicamente el diseño de producción del largometraje de egreso. Se trata de una película histórica inspirada en una militante del MIR que se convirtió en agente de los servicios de inteligencia de la dictadura.

“Me sorprende que a pesar de su juventud, el grupo se haya fijado en esa época política y éticamente controversial. Los veo a los entusiasmados. Las clases prácticas en que hemos tenido con cámaras simulando un set de televisión han tenido una respuesta excepcional”, agrega.

-Hoy no parece tan cierto que la televisión sea el único camino para las series.

-La televisión está mediada por el mercado, pero hoy en día existen muchas plataformas para producir productos de manera democrática. Hay un desafío de poner nuevas ideas en un espacio de convivencia de ciencia, arte y tecnología. Estamos en la necesidad de inventar y reinventar géneros y posibilidades expresivas, de revalorar o sepultar el soporte televisivo.

Compartir